Rematamos hoy nuestra crónica del Z! Live Rock 2019 con el relato de FelipeSM de la segunda jornada de esta cuarta edición con Kamelot, Therion, Aphonnic, Killus, Primal Fear, Klanghor, EON, Celtibeerian, Zenobia y Tierra Santa.

¡No os perdáis esta crónica!

 

 > Crónica día 1 <

 

Después de una buena primera jornada de festival, con sus altibajos sí pero en líneas generales muy satisfactoria, el Z! Live Rock 2019 afrontaba su “día grande” el sábado 15 de junio.

El día comenzaba a la hora del vermout en el Parque de la Marina de Zamora, allí a eso de las 12:30 esperaban Auritz y Greenblues. A la sombra de un kiosko de música y con la terraza de la Taberna La Pinta de Oro como atractivo no musical, el evento se presentaba con un gran ambiente como un plan ideal para la mañana. Sin embargo, el inicio de las actuaciones se retrasó bastante y apenas pude disfrutar de un puñado de temas de Auritz antes de irme a comer y reponer fuerzas ante lo que estaba por venir. Una pena no haber podido descubrir a Greenblues en directo.

Ya en el recinto del festival, a eso de las 17:00, con puntualidad absoluta abría fuego Klanghor en el escenario Red Mediaria. El grupo local ofreció un concierto basado en su trabajo conceptual sobre el cerco de Zamora y resultó ser una más que grata sorpresa. Las primeras filas coreaban sus temas, a medio camino entre el power metal y el progresivo y no era para menos, el grupo llevaba dos años sin actuar en directo y apenas se notó. Bajo un sol abrasador, Klanghor abrieron el segundo día del Z! Live Rock de la mejor manera posible.

En el escenario principal esperaba EON. La banda madrileña de tintes metalcore realizó en Zamora uno de los últimos conciertos de presentación de “Médula” y aprovechó su media hora de actuación.
Con temas como “Cutivo”, “Soma” o “Víctima”y un sonido muy potente, el grupo dejó claro que viene pisando fuerte y que en la figura de Diego Cardeña (voz), tiene una de sus principales bazas.
Mucha atención con el futuro de esta banda.

A eso de las seis y veinte de la tarde arrancaba el show de Killus. El quinteto regresaba un año después al Z! Live Rock con una importante novedad, la presencia de Javi Ssagittar como nuevo vocalista del grupo. Tenía muchas ganas de ver a la banda en esta nueva era y no me defraudó en absoluto, Javi posee un estilo más extremo pero se sincroniza perfectamente con el sonido del grupo, además de conectar a la perfección con el público.
Sus cuarenta y cinco minutos fueron un cúmulo de circle pits y botes, con algún tema nuevo como “Vortex”, una versión de NiN y grandes himnos de la formación como “Ultrazombies”.
Sin duda, uno de los conciertos clave del fin de semana.

En contraste al metal industrial de Killus, en el escenario Thunderbitch esperaba Primal Fear, para ofrecer y no hay otra forma de decirlo, una master class de heavy metal. A pleno son, con un sonido estupendo y con temas como “The End is Near”, “Hounds of Justice”, “The King of Madness”, “Chainbreaker” o “Metal is Forever”, Ralf Scheepers nos hizo recordar por qué nos gusta el heavy metal. Todo el grupo estuvo a gran nivel instrumental, pero el vocalista estuvo en otro escalón. No solo cantó bien, sino que supo llevar todo el peso protagonista de la banda y acaparar todos los flashes.
Hacía mucho que no veía a Primal Fear y se mantuvo el listón y mi buena opinión sobre la banda.



Mientras Primal Fear arrasaba el escenario principal, en el auditorio Dünedain estrenaba su disco “Memento Mori” en exclusiva en el festival. Precio especial y una firma de ejemplares para el lanzamiento de un álbum que esperamos la banda presente en el festival en 2020.

Aphonnic realizó un alto en la preparación de su nuevo disco para visitar el festival zamorano, y alguno más durante este verano. El combo de Vigo está en plena trayectoria ascendente y lo demostró con creces, mientras cargaba contra la prensa, las redes sociales, Trump, Europa y todo lo que nos quita vida, puso al Z! Live Rock de nuevo a botar. Si su concierto hubiera llegado seguido al de Killus alguno hubiera tenido que pedir un tiempo muerto.
Con un Chechu colosal y el público entregado fueron cayendo temas como “Ombligos”, “Cunfía”, “Mi Capitán”, “Fruta Fresca” o “Luz y Fer”. Otro concierto de los que hicieron que el festival fuera un éxito.

A continuación llegaba el turno de uno de los grande momentos del Z! Live Rock 2019. La legendaria banda Therion ofreció una hora de metal sinfónico de una calidad indiscutible. Mientras Christofer Johnsson nos presentaba bajo un sonido impecable temas como “Lemuria”, “Son of the Sun”, “Flesh of the Gods” o “To Mega Therion”, asistimos a un increíble despliegue vocal sobre el escenario. En primer lugar por parte de la soprano Chiara Malvestiti, acompañada magistralmente por Thomas Vikström y la española Rosalia Sairem, recientemente incorporada a la formación.

Sí, faltaron quizás más elementos escénicos en el show, algo más de duración o simplemente al menos un telón de fondo. Pero la sensación de haber disfrutado al máximo y querer más creo que fue compartida por todo el festival.

Celtibeerian prometía en el Red Mediaria por su parte un cambio de tercio. Su folk metal desenfadado convenció a muchos y aunque muchos quisieran aprovechar para ir a cenar se vieron atrapados por el buen rollo que transmite Gus, las melodías de Dagda y Patri y canciones clave como “The Booze Song”, “The Wolf I Am” o “Looking for Beer”.
Personalmente me convenció más su actuación la anterior vez que les vi en sala, pero no hay duda que los de Ciudad Real son una de las bandas a seguir de nuestro panorama. Disfrutan sobre las tablas y hacen disfrutar a su público. ¿Qué más se necesita?

 

A las once de la noche llegaba el plato fuerte del festival, Kamelot hacía su entrada a escena. Y desde los primeros acordes de “Phantom Divine” ya podíamos vislumbrar que la banda de Thomas Youngblood había venido a Zamora con ganas de arrasar. Con un recinto rozando el lleno y un Alex Landenburg tremendo (aunque le sobró el solo junto a Oliver Palotai para mi gusto), fueron cayendo “Insomnia”, “When the Lights are Down”, “Forever”, “Center of the Universe” con Tommy Karevik un poco justo en los agudos, “Veil of Elusium”, “Liar Liar” o “Sacrimony” con la breve colaboración de Diva Satánica.
Fue un gran concierto, Tommy estuvo bastante bien, conectó con el público y salvo algún problema puntual ya citado resolvió los temas con soltura. Eso sí, quien estuvo estratosférica fue Lauren Hart, la vocalista de Once Human está acompañando al grupo en esta gira y puede haber sido uno de los grandes aciertos de la banda. Aporta una energía impresionante al show y se convierte en protagonista del mismo a pesar de sus apariciones esporádicas.
Posiblemente uno de los mejores conciertos de las cuatro ediciones del Z! Live Rocl.

Zenobia tuvo la tarea de mantener el ritmo y debo confesar que la banda de Jorge Berceo me decepcionó. El sonido de su hora de actuación no fue bueno y lastró mucho a la banda, que lo dio todo (especialmente Victor de Andrés que tenía problemas de salud según se comenta). Ante numeroso público y entre la pirotécnica su set list fue un acierto con los grandes himnos de la formación como “Lo Llevo en la Sangre”, “La Fiebre del Oro”, “El Sueño de un Loco”, “Una de Piratas” con dos menores portando banderas en el escenario, “Ángel Negro” o la reciente “Malefic Circus” con Juanlu Simarro colaborando.
Posible mente no fuese su mejor show o quizás esperaba más de los riojanos, pero una banda llamada a triunfar en el metal nacional tiene que salir con el cuchillo entre los dientes y no hacer prisioneros.

Ya pasada la una y media de la madrugada en el escenario principal hacía acto de presencia Tierra Santa para ofrecer un show repleto de clásicos que nos hizo disfrutar a todos. En mi opinión, la banda estuvo mucho mejor en su anterior visita al Z! Live Rock, sonando en esta ocasión la voz de Ángel y los coros un poco bajos, desluciendo ligeramente los temas.
No obstante, a los actuales Tierra Santa es una delicia verlos en directo, siempre les faltará algo de dinamismo en escena, pero en el aspecto técnico son inflalibles. En su repertorio encontramos himnos como “Sangre de Reyes”, “Pegaso”, “Alas de Fuego”, “El Bastón del Diablo” o la supercoreada “Canción del Pirata”, sin aparición alguna de su último disco. Eso sí, se prometía un concierto especial XX Aniversario de “Legendario” y aún estamos esperando.

 

Y así, con un sabor de boca estupendo, finalizaba para mi la cuarta edición del Z! Live Rock. Para los que querían más fiesta, quedaba Gigatrón sobre el escenario Red Mediaria.
El festival ha dado un nuevo paso adelante, en esa trayectoria ascendente y constante que sigue desde su primera edición. El éxito de su próxima entrega será unir todos los elementos que han resultado positivos en todas estas ediciones: los dos escenarios, los puestos de comida, el sistema cashless, el vaso reciclable, la apertura de gradas, el no solapamiento de conciertos… ¡Ah! Y por supuesto, buscar nombres para crear un cartel que supere todo lo vivido, cosa difícil.
Sea como sea, nosotros ya contamos los días para volver a Zamora.

 

 

Crónica y fotos: FelipeSMwww.smfelipe.es